El origen datado de la energía solar se remonta al siglo diecinueve, cuando proliferaron los avances en el campo fotovoltaico gracias a la creciente preocupación científica por hallar nuevas fuentes de energía. En 1839, el físico francés Alexandre-Edmond Becquerel demostró sus efectos, gracias a tenaces investigaciones sobre el espectro solar, el magnetismo, la electricidad y la óptica.

paneles solares

Años después, en 1883, el inventor norteamericano Charles Fritts consiguió construir la primera celda solar, modelo original de los actuales paneles. Esta primera celda era mínimamente eficiente, muy costosa y sin salida comercial, empleando como semiconductor al selenio. La de silicio fue ideada y patentada años más tarde (1946) por el norteamericano Russell Ohl.

No obstante, la energía solar no se ha generalizado como cabría esperar. En la actualidad, es bien conocida como principal fuente de energía renovable al alcance del ser humano. La radiación a la que está expuesta La Tierra alrededor del Sol es una forma de energía de baja concentración, teniendo en cuenta las lógicas pérdidas producidas en la atmósfera (30%), aunque suficiente para abastecimiento residencial.

El mayor obstáculo para la generalización de la energía solar siguen siendo las infraestructuras, por mucho que los costes se hayan reducido en los últimos años. Existen distintos productos, como son los colectores de placa plana, los receptores centrales, los colectores de concentración y los hornos solares.
placas solares

Los más habituales son los primeros, que captan la radiación del sol en placas de absorción por las que discurre el fluido portador que más adelante transfiere la energía. Estos dispositivos se usan para calentar agua y como sistema de calefacción, siendo habitualmente colectores fijos sobre el tejado. En general, con el fin de maximizar su eficiencia anual, respetan una orientación aproximada de unos veinte grados de latitud hacia el sur o el norte.

En caso de necesidades mayores, los colectores de concentración cobran interés. Son más complejos y costosos, y funcionan proyectando la energía solar sobre una zona de recepción de pequeño tamaño que resulta en altísimas temperaturas. El receptor central, por su parte, concentra los rayos solares sobre una caldera de agua situada en una torre. Por último, los hornos solares están destinados al uso industrial y aplican los mismos dispositivos de concentración de alta temperatura.

En los últimos años, han ido cada vez más de la mano las empresas de aire acondicionado junto con las de placas solares, para crear un tipo de energía más limpia y económica.  La empresa Aireacondicionadoweb.net es una de las pioneras en este sentido.

Cómo Funciona un Panel Solar

Las celdas o placas solares son el medio habitual de captación solar y están compuestas generalmente de silicio cristalino y arseniuro de galio. Expuesto a la luz solar directa, una celda de seis centímetros de diámetro fabricada con silicio puede producir una corriente de 0,5 voltios. Asimismo, si una cuarta parte de las cubiertas de una ciudad estuviera rematada por paneles solares de este tipo, éstos proporcionarían energía de abastecimiento suficiente para todos.

Los dispositivos fotovoltaicos más comunes se aplican bajo una sola juntura con el fin de crear un campo eléctrico. No obstante, la reacción de las celdas de este tipo está limitada a la porción del espectro solar cuya energía supera la del espacio intermedio del material absorbente. Así, los fotones con energías más bajas pierden cualquier tipo de trascendencia.

Para solucionar esta problemática, está proliferando el uso de dos o más celdas diferentes, aumentando el espacio de banda y las junturas con el propósito de generar voltaje. Estas celdas ‘multijuntura’ están obteniendo mayor eficiencia porcentual en la conversión energética, ya que sacan partido de una fracción mayor del espectro luminoso.

Con el fin de aprovechar al máximo la energía solar, existen tres sistemas más o menos extendidos en la actualidad como los más apropiados. El más convencional es el calentamiento de agua, capaz de aportar calor y refrigerar, y que funciona normalmente mediante colectores planos y tubos de vacío. Este dispositivo sigue lejos de normalizarse en los hogares, aunque ya ha demostrado sus cualidades ahorrativas.

Además, el ser humano recolecta la radiación solar para la producción de electricidad, sacando partido del efecto fotovoltaico. Éste dice que un fotón lumínico es capaz de alterar el estado de algunos materiales hasta el punto de crear una corriente eléctrica y suministrar energía eléctrica. Para almacenar sus cualidades es recomendable instalar células y paneles fotovoltaicos en abundancia.

Como último modo de rentabilizar la radiación solar cabe destacar la edificación bioclimática, una arquitectura sostenible muy en boga entre los profesionales más concienciados del sector. Desde los planos, los arquitectos diseñan la estructura con el objetivo de sacar el máximo partido a la temperatura del entorno, estableciendo niveles de comodidad térmica óptimos para la habitabilidad.

La obsolescencia de la energía nuclear radiactiva

Este pasado mes de julio, una gran número de profesionales se reunieron en la sede central de Enresa, que es la empresa pública que se encarga de la tramitación y la gestión de todos los residuos radiactivos en España, para charlar y debatir sobre la actual situación de esta práctica en nuestro país, y aclarar y solucionar algunos problemas que han ido surgiendo en los últimos tiempos, principalmente, las fugas en la central nuclear de Fukushima, en la que desde marzo a agosto, ya son 18 los niños que han desarrollado cáncer de tiroides.

Ante esta situación, y conocido por todos el peligro y la precaución que hay que tener con el transporte de este tipo de materiales, los investigadores de Enresa y la gente más influyente de este sector, están realizando un gran trabajo en este aspecto, tratando de cumplir en todo momento la principal normativa aplicable firmada en el Acuerdo Europeo sobre el transporte de mercancías peligrosas por carretera, por el que se regula la vigilancia y el control de todo tipo de traslado de residuos radiactivos y combustible nuclear con destino a fuera del país. Estas normativas tienen que ser cumplidas a raja tabla por las empresas que se dedican al transporte de materiales radiactivos, ya que es mucho más importante de lo que parece.

Y es que además de las fugas en las centrales nucleares, donde más tragedias se viven con estas sustancias son por la carretera, durante el momento de su transporte, por eso se pide el 100% de profesionalidad y seguridad a las empresas que se dedican a ello en este país, como Eceiza Express, una de las más potentes empresas de transportes radiactivos de una manera muy profesional y trabajada. Cuenta con todos los avances en tecnología necesarios para poder realizar un perfecto trabajo, además de muchas otras cosas más.

Para terminar, aquí os dejamos un enlace del portal CSN.es en el que se explica con todo detalle como se realizar el proceso de manera correcta a la hora de transportar materiales radiactivos.

Beneficios de la instalación de paneles solares

La energía solar está cada vez más presente en los hogares particulares gracias a las múltiples ventajas que este tipo de energía pone a nuestra disposición. En el siguiente artículo trataremos de conocer la gran parte de estas ventajas, analizando brevemente el porqué de estos beneficios para nuestros hogares.

paneles solares - instalación

Pero para conocer las ventajas de la energía solar, lo primero que debemos conocer es la forma de trabajar de los paneles solares, y eso es de lo que hablaremos a continuación.

Los paneles solares captan la luz y el calor provenientes del sol. Ésta energía llega a la tierra en forma de radiación, y su potencia depende de la hora del día, las condiciones climatológicas, la latitud, etc.

Los paneles solares se encargan de captar esa energía solar y transformarla en otro tipo de energía. Actualmente se está transformando ésta en electricidad, calor o biomasa.

Las ventajas de la energía solar y de la instalación de paneles solares son muchas y muy variadas. Una de las principales es el respeto por el medio ambiente al contribuir al uso de energías alternativas, huir de las tradicionales que son contaminantes, y darle un respiro a la madre tierra que está muy necesitada de él. La energía solar es una de las llamadas “energías verdes”.

Al ser una energía que no contamina, estamos ante una alternativa limpia que no contamina suelo o aire, que no emite gases contaminantes (los causantes de llamado “efecto invernadero), no contaminan acústicamente, etc.

Este tipo de energía también es muy práctica para las casas que están situadas fuera del cableado eléctrico. Un buen sistema de energía solar te garantiza suficiente energía para subsistir sin necesitar la red eléctrica tradicional, ahorrándote así una buena cantidad de dinero.

Y si la casa está situada en una zona con mucha luz solar, te aseguro que unas buenas placas solares pueden darnos energía para las diferentes zonas de la casa. Con ellas tendrás energía de sobra para los aparatos eléctricos del salón, los electrodomésticos de la cocina o la iluminación de las habitaciones.

Y es que el único coste que tienen las placas solares es su instalación inicial. Una vez sufragado el gasto del principio, la electricidad que produce la placa puede servirte para ahorrarte dinero durante 15 o 20 años, dependiendo de la calidad del sistema de la placa solar.

Y una última cosa a tener muy en cuenta son los beneficios que también tienen los usuarios de placas solares que están también conectados a la red eléctrica. El coste mensual de la electricidad se eliminará y además podrás venderle a la compañía tus excedentes de electricidad.

Pues con esto ya conoces las ventajas de los paneles solares, pero si aún así quieres saber más sobre ellos, este artículo te sacará aún más de dudas.